Becoming irlandés: Private Narratives of the Irish Emigration to Argentina, 1844-1912
by Edmundo Murray (L.O.L.A., 2006), 210 pages, ISBN 950-97-2571-4

Charlie Byrne's Bookshop
The Cornstore, Middle St., Galway, Ireland


Devenir irlandés: Narrativas íntimas de la emigración irlandesa a la Argentina, 1844-1912
by Edmundo Murray (Eudeba, 2004), 278 pages, ISBN 950-23-1321-6

Editorial Universitaria de Buenos Aires
Av. Rivadavia 1573
C1033AAF Buenos Aires, Argentina. 



Reviews by

Other Reviews
- Deborah Jakubs, in Hispanic American Historical Review  88 (2008), pp. 118-119.
- Adriana M. Brodsky, in Bulletin of Latin American Research, 27:2 (April 2008), pp. 295-296. 
- Graham Davis, in Irish Studies Review, 15:2 (May 2007), 236-238

José C. Moya


See [document]


Sergio Kiernan


Review published by The Buenos Aires Herald, 30 July 2004

In Search of the Real Irish

Edmundo Murray's book on the Irish in Argentina gleefully explodes old myths. This scholarly work analyzes in detail four original sources, two collections of letters and two brief autobiographies, written by Irish settlers in the 19th century and by their Argentine-born children. The picture that emerges is surprising: when we listen to them, the Irish and Irish-Argentines of the period sound Victorian and British. There is no nationalism, no folklore, no leprechauns, not even a little Parnellism in their writings. Our ancestors were no-nonsense immigrants working hard to get ahead, and tended to see themselves as Britons abroad. The only references to the situation in Ireland are a passing one to "unjust laws" and the constant urging of relatives and friends to emigrate to Argentina, where things were much better. Exactly what you find in contemporary memoirs by English settlers such as Richard Seymour, who published “A Settler in the Pampas” as an adventure yarn and an economics pamphlet for emigration. 

Argentine-born Edmundo Murray is a scholar, writer and historian. He lives and teaches in Geneva, where he also edits a website on Irish Migration Studies in South America and was a founding member of the Irish Argentine Historical Society. "Devenir Irlandés", published by the University of Buenos Aires' Eudeba, is the result of a long and detailed work of collecting letters sent by Irish emigrants to Argentina to friends and relatives in Ireland and Australia.

The first document in the book is a short memoir by Edward Robbins, a native of Co Offaly that arrived in Argentina at 47, a widower with seven children married to a Mullingar widow with four children. In Robbins' telling, getting to Argentina in 1849 implied sailing in coffin ships: the family arrives in Buenos Aires so sick that they have to spend weeks quarantined. Edward's wife dies and soon after one of his children and one of her daughters die as well. After paying the doctors and burying his family, Robbins has spent his capital, a hefty eighty pounds, and starts looking for a job. Things do improve, but the 1852 fall of Rosas and the ensuing civil war leave him seriously in debt again. Robbins' story as an immigrant is not a success one.

He is the exception. The following section of the books collates the letters of the Haysland, Co Wexford Murphys, a large family that loved Argentina --"The best country under the sun"-- and spent years bringing neighbors, relations and relatives here. "The longer people stay in Ireland, the worse for them" writes John James Murphy in June 1865. "The situation there gets worse by the day. I am convinced that there will be no changes in the law that will benefit the farmers who lease their land and there will always be an open rift between landlords and farmers, with the latter kneeling down."

In contrast, Argentina is a land of opportunity. "What surprises the just-arrived the most is to find this country so different from what they imagined it like. Most people there think that we live in a half-civilized half-wild place; a sort of natural desert out of a Synbad tale. (...) Dear friends, believe me when I tell you that a man can be happier and more independent here than the largest farmer in Ireland, with a third of his flock." Later the same year, John James writes a long letter to his brother Martin trying to convince him to up and come: "Those who stay in Ireland are completely blind to their future; they should hurry while they have the means to come and while Argentina is in a position to admit them".

Since his sources are private correspondence and family papers, Murray's book provides a window into daily life in Argentina in the second half of the nineteenth century. The letters contain complains about the cold in the Pampas, tales of Indian raids, and orders for socks, trousers and worsted woolens, "unavailable here". Murphy actively smuggles in farm implements and machinery, asking his family to send them as baggage under the name of the Irish he hires.

The third section is dominated by this fascinating domesticity. The collection of letters sent to John James Pettit by his many Argentine cousins is a trove of daily-life details and a very early testimony of Irish-Argentine life. Pettit was born in Argentina of Irish parents who took him to Australia when he was a toddler but who never lost touch with his family here, relatives he never met in person. Sally Moore is the most prolific writer in this section, which collects letters from the mid-eighteen sixties, during the war with Paraguay.

From Buenos Aires Sally writes about marriages, deaths, births and accidents in a rather large family already stretching from Santa Fe to the Indian border west of the city. She tells John James that they don't "get along too well with the locals, but we prefer them to the English, perhaps because they are Catholic". Another writing cousin, Fanny, disagrees: "The people in our country are mostly very ugly, dark and with black hair and eyes. They are like savages. As of education, only a few can read and write and those who can are regarded with respect by the lower orders. Their most common weapon is the knife. They carry a very long one on their backs and they pull them out on any pretext. They are very good to foreigners, and very poor. Their women sew for a living. The upper classes live in towns. Very few of the English live in towns."

As the years pass, cousins die "because his blood is weak" or go crazy but recover. Brothers and cousins try to avoid going to the war by lying about their place of birth or securing British consular protection. The Moores and Pettit trade newspapers and constantly complain about copies getting lost or stolen in the mail (some things never change...) and comment on disasters such as a locust invasion, several dry spells, dust storms and constant bouts of cholera. Sarmiento's election is well received ("He has been to the United States and speaks English"), and Sally muses on why so many Irish take to the drink as soon as they disembark (she is specially concerned about the ridicule before "the natives, who never drink").

Pettit's cousins are more complex figures than the immigrants in the first two chapters. They were born here and never set foot in Ireland, but considered themselves British, if not English. They write not as "natives" but as old Argentine hands, long-serving expats commenting on a country they know well but remains foreign to them.

The last chapter of Devenir Irlandés is another short memory, that of Tom Garrahan, an Argentine-born farmer and a self confessed "seco" with a remarkable memory for figures. Life for Garrahan is a never-ending buying and selling of sheep and cattle, a succession of leases and deals he writes down for his children never missing a profit margin or a net price. Life is lightened by the odd dance --"I don't drink and I don't smoke, and I couldn't afford to dress up for the dances"-- and by meeting famous customers such as Hipólito Irigoyen, who buys some cows from him. There is Sixto, the peon who speaks English with a brogue, and Sunday games with the Lobos Hibernian Club, of which Garrahan is predictably treasurer. And there is a hint to that mystery that so interested Borges, the intermarriage of the Irish and the Basque: they shared leases and regarded each other as colleagues of a sort.

Murray edited and translated the letters and memoirs --he is preparing an English-language edition-- and provided hundreds of footnotes that can be read sequentially or as separate chapters. He assumes his own voice only in brief introductions to every collection and in a short, sharp final chapter on the mysteries of nationality. There he explains his idea of how the Irish, in order to become Argentines, had to lose their fear of things Argentine and start seeing England as an enemy of the old country.

I wish he had said more about that, but they say that it is better to leave the table hungry. And anybody who reads this book will be hungry for more


Juan José Delaney 


Review published by The Southern Cross, No. 5888, Mayo 2004, Vol. 129

Dentro del contexto de un indiscutible revival de la cultura celta e irlandesa aparece entre nosotros este ensayo del académico Edmundo Murray, inquieto investigador argentino que, desde la apacible Ginebra, se ha dedicado a indagar y a reflexionar sobre esa minoritaria franja de irlandeses que desde mediados del siglo XIX eligió un remoto país llamado Argentina como destino de sus sueños.

No es ésta la primera producción de Murray: también su tesis de doctorado se concentró en la cultura de sus antepasados. Pero Devenir irlandés… es su primer libro y acaba de ser lanzado por la prestigiosa Editorial Universitaria de Buenos Aires.

Prologado por Hilda Sabato, coautora –junto con Juan Carlos Korol– de Cómo fue la inmigración irlandesa en la Argentina (1981), y contextualizado por un aparato crítico consistente de un Prefacio (en la que el estudioso advierte que el hecho que más sorprende de los papeles que presenta “es quizá la falta de sorpresas” y que “Los protagonistas de estas historias nos abren las puertas de sus casas, nos presentan a su familia y amigos, nos enseñan su trabajo y sus esfuerzos”(…) y “reconocen también, con la elemental sinceridad de un documento leído más de un siglo después de haber sido sentido y escrito, cuáles son sus temores, sus vacíos, sus debilidades”), una extensa y necesaria Introducción, un Epílogo (sobre el que volveré), y Apéndices, lo central de la obra está constituido por cuatro capítulos: 1) Las memorias de Edward Robbins (1800-1853), 2) Las cartas de los Murphy (1844-1879), 3) Las cartas a John James Pettit (1864-1875), y 4) las Memorias de Tom Garrahan (1864-1912).

Las tres primeras partes –las cartas y sus muchas y enriquecedoras notas–, constituyen la pulpa del volumen, pero adquieren amplio y revelador sentido a partir de la Introducción. En ella Murray establece una serie de precisiones, de entre las que se destacan el carácter común de los protagonistas, el hecho de que “son personas que creen en una identidad, y que la cambian cuando dejan de creer en ella”. (…) y que “Observar la trama de experiencias de algunos irlandeses en la Argentina y de sus hijos –sin perder de vista la totalidad de las relaciones en la que vivían– es nuestro objetivo en este estudio.” Pese a la generosa bibliografía final, señala al trabajo genealógico de Eduardo A. Coghlan sobre los irlandeses en la Argentina como fuente esencial. Siguen precisiones históricas y estadísticas igualmente útiles. En cuanto al material que presenta, cada capítulo es identificado según el espíritu y visión de mundo de sus autores o autoras; se habla así de una Irlanda mental distinta, naturalmente, de la factual. Ilumina, además, zonas a veces disimuladas del proceso: el hecho de que “una proporción importante de los emigrantes era protestante, de la Iglesia de Irlanda” o que “la marcada anglofilia de la burguesía argentina –más que la religion católica– se convierte en un factor determinante de la atracción de los inmigrantes irlandeses”.

En cuanto a las cartas, todo es interesante en ellas, aunque no me privaré de señalar la siguiente obviedad: por aquello de traduttore, traditore el hecho (inevitable) de que se ofrezcan en traducción nos priva de guiños, inflexiones, jergas, apropiaciones, traslaciones, adaptaciones, matices y, en fin, todo aquello que, como en poesía, es, en rigor, intraducible. Pero esto no menoscaba en nada la frondosa labor de Murray que como él mismo señala no se ha propuesto una tarea linguística: “Existe la posibilidad de profundizar en el estudio lingüístico de los textos y, sobre todo, en el análisis de su discurso”, leemos en el Epílogo, lo que se suma a las observaciones sobre lengua, habla, sintaxis y estructura de los discursos aportados en la Introducción).

Los textos son riquísimos en muchos otros sentidos. Se brindan detalles del periplo habitual de quienes movidos por la Gran  Hambruna optaron por irse, abundan las referencias históricas tanto europeas –“En mayo, murió ese gran hombre, Daniel O’Connell”–, como locales cuando se alude, por ejemplo, a Domingo Faustino Sarmiento que, dicho sea de paso, deploró el tipo de irlandés que llegó a estas costas, aparecen, además, el alcohol destructor y el casamiento como realización personal y existencial, y apreciaciones sobre el país anfitrión que pudieron haber sido escritas anoche: “Pero la paz en este país es importante, incluso si el gobierno obtiene el poder por medio del fraude y de la corrupción”. La escritura misma, en fin, revelará un significativo nivel cultural, todo atravesado por una lectura religiosa de la realidad lo que se constituye en motor ante las muchas adversidades.

En otro sentido sorprende la casi total ausencia de humor. Es verdad que –lejos del romanticismo deformador que se aseñoreó del mito inmigrante– de los textos surge que la experiencia muy poco tenía de risible o gracioso. Pero me refiero al humor inherente al irlandés, no pocas veces sardónico, y que sí es posible encontrar en documentos de la mismo estirpe de los que comento, como son los papeles que dejó John Brabazon bajo el título The Customs and Habits of the Country of Buenos Aires from the year 1845.

El último de los capítulos no está constituido por cartas sino que se trata de una Memoria, la de Tom Garrahan que cubre el período 1864-1912 y cuya producción, según conjetura Murray, data de fines de la década de 1920 o de principios de la del 30. “Representan con precisión y sobriedad los valores y actitudes de un tradicional estanciero hiberno-argentino, primera generación nacida en el país”, se especifica. Y eso es, precisamente, lo que permanece por sobre el tono monocorde de la redacción toda.

El trabajo culmina con un Epílogo. Deliberadamente polémico, encontramos en esta sección asertos como éste: “Mi hipótesis es que un núcleo de los irlandeses que emigraron a la Argentina eran, antes que nada, ingleses. Al abandonar las Islas Británicas se identificaban sobre todo con esa nación europea que los había oprimido en su tierra natal, y esta identificación se vio reforzada al confrontarse con el argentino nativo, el gaucho, el indio”. ¿A qué núcleo se refiere? Más adelante, en la relación Irlanda-Argentina, busca una espejada analogía entre los dos países: la vieja Irlanda de mediados del siglo XIX y la Argentina de diciembre de 2001.

Más allá de la discusión, Edmundo Murray contribuye a enriquecer la creciente bibliografía sobre la Diáspora Irlandesa con un texto fundamental que estudiosos y curiosos del proceso inmigratorio irlandés en la Argentina no podrán esquivar.

 Juan José Delaney
Universidad del Salvador
Buenos Aires, Argentina

Laura Izarra


Localizando narrativas diaspóricas “olvidadas” bajo la cruz del sur

Devenir irlandés de Edmundo Murray es un trabajo de compilación relevante que dará un significativo impulso a los estudios sobre la diáspora irlandesa a la Argentina en el presente contexto socio-cultural. Nuevas concepciones rigen la escritura de la historia y este libro es una valiosa colaboración porque ayuda a recuperar lo que la historiadora Hilda Sabato identifica en el Prólogo como parte de esos cambios: "el interés por la acción humana y la contingencia como dimensiones significativas de la interpretación histórica" en contraposición a los modelos evolutivos de causalidad adoptados por la escritura tradicional de la historia.

La visión postmoderna demuestra que todo hecho histórico es una construcción de la realidad, aunque contribuya al discurso de la Historia, entendido como una de las grandes narrativas de la cultura occidental. Solo un análisis crítico que atraviese varios ejes, entre ellos el de las circunstancias y contingencias históricas, sociales, políticas y económicas, y que considere simultáneamente la superposición de los espacios público y privado, permitirá leer las entre-líneas de esa gran narrativa para aprehender mejor el pasado y el presente de una nación y proyectar su futuro.

Concentrándose en la segunda mitad del siglo XIX e inicio del XX, Murray selecciona cartas y memorias de cuatro familias para rescatar del olvido las experiencias migratorias de los irlandeses en América del Sur. Hilda Sabato comprueba que esta iniciativa es muy bienvenida porque "es la primera vez que se publica este tipo de documentación originada en la colectividad hiberno-argentina".

En este contexto, narrativas de géneros diferentes, escritas por hombres y mujeres en el espacio privado, adquieren valor historiográfico cuando las experiencias del cotidiano de un grupo social, clase o género, se entrecruzan con el tiempo histórico y psicológico de las diásporas, siempre a merced de las circunstancias político-económicas del espacio geográfico que los acoge, que en este caso específico, es de lengua y cultura diferentes.

Las tensiones que surgen de las interrelaciones entre los inmigrantes y los nativos en el proceso de construcción de un nuevo hogar son referencias constantes tanto en la correspondencia particular como en las memorias de los sujetos de la diáspora. Esas tensiones se articulan en los diferentes textos cuando las palabras "hogar" y "localidad" adquieren significados implícitamente. La primera connota las luchas políticas y personales sobre los mecanismos sociales de "pertenecer" a un lugar, en cuanto la segunda representa los procesos de inclusión y exclusión que operan sobre ciertas circunstancias y en espacios geográficos específicos. Podemos decir que los textos aquí seleccionados son una fuente interesante para estudiar los diferentes matices que adquieren las palabras "hogar" y "nuevo hogar" en el proceso de construcción de identidades transnacionales y transculturales.

Para abrir el debate sobre la comunidad hiberno-argentina, cuyos mecanismos son los de una cultura de supervivencia, Murray escribe una introducción y un epílogo justificando la perspectiva crítica que norteó la selección del material y el título de su obra, basado en el concepto de "devenir" de Gilles Deleuze y Felix Guattari. Las notas preliminares de cada capítulo, como así también las tablas y estadísticas, notas de pie de página, genealogías y apéndices ayudan al lector a contextualizar ese corpus y comprender la principal tesis del libro explicitada en su introducción cuando afirma que los protagonistas de estas historias son seres humanos, reales, "son personas que creen en una identidad, y que la cambian cuando dejan de creer en ella".

Esta afirmación es polémica pues el proceso de construcción de identidades es mucho más complejo que lo que dicha afirmación implica, hecho que el autor percibe al cuestionar las relaciones entre valores, creencias e identidad (conceptos que define con habilidad a pesar de algunas generalizaciones pues no es ese su objetivo). La construcción de identidades es un proceso en constante transformación y afectará el concepto estático de nación según el iluminismo. Como es sabido, los efectos globales de las corrientes migratorias generan tensiones locales que desafían los discursos de identidad nacional. Murray, fiel a una concepción postmoderna de la historia, ilumina con su reflector a algunos individuos que forman parte de la comunidad hiberno-argentina provocando así la re-lectura de la historia y construcción de una identidad nacional a partir del espacio privado.

Incorporando una visión crítica a contrapelo con las tendencias revisionistas contemporáneas que se centralizan en los discursos migratorios de opresión, el autor selecciona documentos que describen como estos inmigrantes pasan de una experiencia de opresión en su tierra natal para otra de éxito en el país que los recibe. Según Murray, este discurso de la compensación (el premio por el sacrificio realizado) genera el discurso de la contribución brindada al país receptor, el cual revela el desarrollo y crecimiento de la nueva comunidad en beneficio de toda la nación.

El autor explica que a pesar de que la clasificación en discursos de opresión, compensación y contribución tiene una perspectiva de análisis del discurso ideológico, es al mismo tiempo, "una estructura que nos ayuda a estudiar la migración en un contexto atemporal y, en cierto modo, no discursivo y por tanto más objetivo que los relatos de los mismos emigrantes, de las crónicas contemporáneas de sus detractores en el país de origen o en el de destino, o de los historiadores de las comunidades, generalmente comprometidos con una u otra ideología predominante". Pero los interesantes comentarios, incluidos en la mayor parte en las notas, demuestran que el discurso ideológico de esos documentos transpira en las entre líneas de las narrativas y provoca la irresistible tentación de ser comentado por el propio Murray.

Dentro de esa triple división discursiva podemos adelantar al lector que las memorias de Edward Robbins (1800-1853) que provenía de una clase social media-alta rural, van a contramano tanto de las narrativas de los que emigraban en condiciones paupérrimas como así también de los discursos "triunfalistas de cierta literatura y, en especial, de cierto periodismo de los irlandeses en la Argentina, en los que el éxito de los inmigrantes en su proceso de integración social y económica se da casi siempre por descontado". Diferente de estos escritores, en su narrativa, Robbins comienza por retratar Irlanda, su "hogar", como una tierra de oportunidades y trabajo apoyados por las relaciones estrechas con Inglaterra. No entendía la revolución de los Young Irelanders y fue testigo de la Gran Hambruna, decidiendo emigrar en busca de mejores condiciones económicas a pesar de ya tener una posición socio-económica de clase media en su país. Sin embargo, su experiencia en Argentina no fue exitosa y así, narra las vicisitudes familiares y económicas que explican el tono crítico y de frustración de su narrativa.

Por otra parte, diferente de Robbins, las cartas de los Murphy (1844-1879) en el segundo capítulo revelan cómo se sucedía la cadena migratoria y cómo los irlandeses se adaptaban al nuevo país a pesar de que se promovía una sociedad endógena que hacía que ellos no participasen de los problemas políticos del país receptor. Emigrar tenía un carácter aventurero y compensatorio por los beneficios que se encontraban en el "nuevo hogar", especialmente la libertad que se gozaba en contraposición a la esclavitud sufrida en la tierra natal. En las mismas cartas, también se vislumbra un discurso de contribución al desarrollo de las actividades de campo ya que esos inmigrantes irlandeses estuvieron entre los primeros colonos que alambraron los campos argentinos. Adicionalmente, pueden leerse críticas al "hogar" natal, donde se pasaban necesidades, y a algunos inmigrantes coterráneos, adictos a la bebida, hechos que se oponen a las ventajas que les ofrece el espacio diaspórico. La gran crítica al país de adopción sería la educación en estado completamente atrasado si comparada con la educación en Irlanda.

Las cartas de Sally Moore, Fanny Murphy y Kate Murphy a su primo John James Pettit (1864-1875), quien encarna "la diáspora de la diáspora", pues nacido en Argentina emigra a los once años con su padre a Australia, revelan la voz femenina de la primera generación hiberno-argentina. Ellas retratan en un estilo epistolar, con repeticiones excesivas, el espacio urbano, su gente, sus temores, frustraciones y dolores ante la muerte de los seres queridos debido al cólera, y sus preocupaciones con la guerra de La Triple Alianza contra el Paraguay (1864-1870). En esas narrativas, a través de las cuales mantienen informado a su primo sobre la situación del país donde nacieron, está implícito el papel secundario asignado a la mujer, lo cual se adivina en el hecho que se descalifican a sí mismas en temas como el análisis político y económico de Argentina. Por otro lado, el intercambio de periódicos entre los primos The Standard por parte de Sally y diarios australianos por parte de Pettit – cumple la función de llenar el espacio "vacío" de la tierra natal provocado por el tiempo y la distancia, y mantiene un hilo de unión triangular entre los dos países e Irlanda, tierra de origen de los padres. Leyendo estas cartas, el lector se pregunta ¿cuáles serían las respuestas de John James Pettit narrando sus impresiones sobre Australia y cuales los parámetros utilizados en el proceso de construcción de su "nuevo hogar" e identidad diaspórica? ¿Estarán esas cartas "olvidadas" en algún baúl de su familia argentina?

Por último, Murray incluye las memorias de Tom Garrahan (1864-1912), también nacido en Argentina, probablemente escritas, según la nota que la precede, "a fines de la década de 1920 o a principios de la del 30, en la estancia New Home." En ellas se advierte un tono de afirmación sobre el derecho al espacio conquistado, visible en el nombre de la estancia, "nuevo hogar". Esas memorias narran el progreso de Garrahan en la diáspora, paso a paso, a través de un discurso que realza la contribución que los irlandeses trajeron a la comunidad al ser los primeros en descornar y vacunar los novillitos.

Murray concluye su libro reafirmando que en ese proceso de construcción de una comunidad diaspórica no hay héroes, ni mártires. Es la historia del inmigrante común que narra experimentando el encuentro entre dos culturas diferentes, el aprendizaje de una nueva lengua, la rutina de sus actividades diarias, el esfuerzo de insertarse en una nueva sociedad, conciente de ser un sujeto "sujeto" al proceso de hibridismo cultural. Bien dice el autor que "las migraciones imponen un ritmo continuo, un proceso fluido que no se detiene. Un devenir". El epílogo se cierra con un análisis de la fotografía que ilustra la tapa del libro, irlandeses personificando los gauchos – ¿gauchos irlandeses? – y la hipótesis de que los irlandeses que emigraron a Argentina eran, antes que nada, ingleses por temor a ser "otro" en la nueva tierra. Según Murray, solo hacia el final del siglo XIX, "las negociaciones de identidad estaban en su punto más alto, y los irlandeses finalmente comenzaban a sentirse argentinos para poder acceder a la burguesía dominante".

Es importante resaltar que las corrientes migratorias contemporáneas, al ser cruzadas por discursos globales y locales, provocan desentendimientos y asimetrías en las relaciones políticas y culturales transnacionales. Considerando este hecho histórico, también consecuencia de las diásporas, solo nos resta concluir llamando la atención a dos aspectos que consideramos de gran valor en este libro. Primero, Edmundo Murray selecciona narrativas de la vida privada de los primeros inmigrantes irlandeses en Argentina que revelan nuevos elementos en los procesos locales de inclusión y (auto)exclusión, los cuales estudiados en contrapunto con las grandes narrativas de la Historia, ayudarán a comprender los movimientos migratorios globales del presente. Y segundo, Devenir irlandés estimula a los descendientes de toda la comunidad hiberno-argentina a compartir su "tesoro" familiar con historiadores dispuestos a dialogar con esos documentos de la vida privada para escribir una biografía colectiva sobre los primeros inmigrantes irlandeses y sus primeros descendientes en Argentina.

Un análisis crítico de documentos que narran aspectos concretos de la vida cotidiana de los primeros inmigrantes irlandeses en la sociedad argentina nos llevará a realizar estudios comparativos con los hechos históricos más recientes protagonizados por descendientes de la comunidad hiberno-argentina que emigran a la tierra de sus antepasados en busca de mejores oportunidades de trabajo. La imagen exitosa del país ancestral en las últimas décadas del siglo XX, alimenta el imaginario de estos jóvenes que consideran el proceso de "reversión de la diáspora" la única solución para escapar del contexto de opresión económica en Argentina. En ese posible "retorno" a la mítica Irlanda, ocurrirá probablemente lo que Murray ya predice en sus últimas líneas del libro: "reconocer lo que no es –no ser– es el principio para ser otro, devenir otro".

Laura Izarra
Universidad de São Paulo, Brasil

Inés Praga 



La reciente publicación de Edmundo Murray desvela ya en el título la complejidad de sus aspiraciones. El término“irlandés”ha sido el motor de una controversia histórica que nunca parece alcanzar el último y definitivo capítulo; muy por el contrario, a lo largo de los siglos ha sido objeto de definiciones, redefiniciones, subversiones, negociaciones y otras estrategias que pretenden delimitar su naturaleza y su lugar en el tiempo y el espacio. En el caso de este libro, la expresión “devenir Irlandés” suscita , por tanto, una enorme incógnita, sólo parcialmente aliviada por la segunda parte de un título tan prometedor como innovador: “narrativas íntimas de la emigración irlandesa a la Argentina 1844-1912”.

El autor deja ya claro desde el comienzo que va a abordar cuestiones de la identidad irlandesa siguiendo los planteamientos de Gilles Deleuze y Felix Guattari cuando afirman que la esencia del ser humano es precisamente no ser, para poder ser otro, para “devenir”, teniendo siempre en cuenta que la identidad no es un momento estático sino un proceso. Bajo este prisma, Murray realiza una minuciosa labor de trascripción, edición, anotación y traducción de cuatro colecciones de documentos íntimos –cartas y memorias– de irlandeses, o descendientes de irlandeses, que emigraron a Argentina en el período señalado.

Se ha afirmado reiteradamente que a Irlanda hay que imaginarla, y hasta cierto punto inventarla, antes de llegar a definirla y que en este sentido la diáspora ha sido una atalaya fundamental para crear “otras” Irlandas desde la distancia y desde la nostalgia, a veces más poderosas que la propia realidad. También se ha constatado que los irlandeses tienen tendencia a vivir en dos espacios y en dos tiempos a la vez; en otras palabras, que con frecuencia padecen de una dolorosa esquizofrenia emocional que divide su corazón y su existencia en dos mitades: la Irlanda de sus raíces y otro territorio, a veces real y a veces imaginario, que la prolonga o que la complementa. Todo esto cobra un extraordinario relieve en el libro de Edmundo Murray porque, entre otras cosas, posee el gran mérito de rescatar la diáspora de los confines de la anglofonía y mostrarnos a Argentina como el lugar elegido por miles de irlandeses que huyeron en los tiempos difíciles de su país de origen.

Las narrativas íntimas que Murray ha seleccionado pertenecen a ese amplio pelotón de ciudadanos corrientes que, sin saberlo, van tejiendo con sus vidas la Historia con mayúsculas. Si hay un pueblo que mantiene encendida la memoria colectiva es precisamente el irlandés, como lo demuestra su vivísima tradición oral y musical; pero no debemos olvidar que esa memoria colectiva se nutre de existencias anónimas, de memorias aparentemente irrelevantes que, al sumarse, vertebran el tronco común de un país. Por ello los documentos de este libro y, sobre todo, el orden en que el autor los ordena y analiza -en orden de migración mental, según sus propias palabras- crean un verdadero espacio espiritual, además del histórico y geográfico que evidentemente abarcan. Y es que esta narrativa íntima es mucho más que una crónica –aunque también posee un gran valor como tal– porque lo que logra es ilustrar el proceso que habilita a unos seres humanos como irlandeses. Murray dice acertadamente en una de sus páginas que el emigrante no es irlandés por nacer en Irlanda y que la identidad no se hereda sino que se concibe. Yo diría más bien que Murray demuestra aquí que la identidad se conquista, en un devenir tan duro como apasionante.

Las cartas y las memorias del libro son, además, una variada muestra de la heterogeneidad de perfiles y dinámicas de la emigración. Su autor derriba la simplificación de los estereotipos habituales con la rica disparidad de tipos, edades, orígenes, vivencias y destinos que describen estos documentos, así como con la diversidad de puntos de vista -el contrapunto femenino, por ejemplo- o de semblantes generacionales. Todos los personajes, sin embargo, pasan por el proceso de contraponer o alternar las dos Irlandas a las que anteriormente aludíamos: la Irlanda geográfica -su país de origen o el de sus antepasados- y lo que el gran poeta Seamus Heaney -premio Nobel de literatura en 1995- ha denominado “the country of the mind”(el país de la mente), esa Irlanda imaginada, soñada o adulterada que todo irlandés parece generar en la distancia. Esto puede explicar la gran insistencia en exhumar infancias y recuperar memorias que muestran la literatura y la cinematografía irlandesas de las dos últimas décadas y que han constituido un filón incuestionable. En este sentido resulta fascinante comprobar cómo las narrativas íntimas editadas por Murray exhiben una variada gama de discursos propios sobre la complejidad de la emigración y sus variantes: arraigo, desarraigo, enajenación, exilio interior, endogamia y tantas otras que no podemos resumir aquí.

Edmundo Murray se revela en este libro como un verdadero creador de espacios -cualidad que él curiosamente atribuye a la persona que emigra- al descubrirnos distintos niveles de lectura e investigación con un verbo fácil y ameno, un rigor incuestionable y una exhaustiva documentación. De este modo su libro puede ser considerado una recopilación de textos y testimonios de gran valor, que él convierte en un verdadero diccionario cultural e histórico de Irlanda con su minuciosa contextualización y su modélica labor de edición. Por todo ello, no dudo en afirmar que esta obra constituye una aportación valiosísima en el campo de los estudios irlandeses y que, al igual que él hace en la dedicatoria, todos nosotros debemos agradecer a Edmundo Murray que haya escrito con amor y compartido con generosidad este excelente libro.

Dra. Inés Praga Terente
Presidenta de la Asociación Española de Estudios Irlandeses (AEDEI

Patrick O'Sullivan



Ir-D Reviews of Murray, Devenir irlandes

I have myself enjoyed reading Devenir irlandés - though my Spanish is not good. Edmundo Murray is to be congratulated on a very interesting contribution to Irish Diaspora Studies - and this is very much a Diaspora Studies approach to the study of the Irish in Argentina. Argentina is a place of settlement, yes, but also a place that is passed through, and negotiated about. There is a wonderful photograph of an envelope, from one of the Pettit sequence of letters, sent in 1867 from Buenos Aires to London, then to Melbourne and on to Dunolly. It is stamped, in English, 'More to Pay' - and no wonder...

Edmundo Murray offers four chapters of texts, with analysis and explanatory notes - two Diaries, Edward Robbins and Tom Garrahan, and two sequences of letters, the Murphy family and the Pettit family. The texts are here given in Spanish - their original language is English but evidently an English more and more influenced by Spanish, as time went by. The approach of the book is, of course, guided by David Fitzpatrick, Oceans of Consolation. (Note that there are 2 reviews of Oceans of Consolation on our web site, in the Book Reviews section). Edmundo Murray acknowledges in a note, p 56, that he has not been able to incorporate insights from Miller and colleagues, Irish Immigrants in the Land of Canaan. (And there is a review of Miller, Canaan, in our Book Reviews section).

Musing, in my inadequate Spanish, about ways in which you might turn Edmundo Murray's title into English... Devenir irlandés would, I suppose, be translated 'Becoming Irish'. But I think you might have to leave one word in Spanish - it is a book about 'Becoming irlandés...'

This book will be of interest to all those who read Spanish and who are interested in the study of the Irish Diaspora. We should certainly bring it to the attention of the Irish diplomatic service in the Spanish speaking countries, and in cities where there are substantial Spanish-speaking communities. Academics in such cities will also find it useful. In fact, you could turn the entire book around - and use it as a report by Edmundo Murray on what is needed to explain Irish history and the history of the Irish Diaspora to the Spanish-speaking world.

Patrick O'Sullivan
Head of the Irish Diaspora Research Unit
Irish Diaspora Net Archive http://www.irishdiaspora.net
Department of Social Sciences and Humanities
University of Bradford
Bradford BD7 1DP
Yorkshire, England


Please contact us if you have a question or wish to suggest changes

Copyright © The Irish Argentine Historical Society. 2004